¿Como hacer un martillo casero en 10 pasos?

Puede que no sea muy habitual pensar en hacer un martillo casero, por lo general siempre que no tenemos un martillo a nuestro alcance, lo más fácil es tomar cualquier objeto duro y pesado que nos sirva para martillar.

Pero lo que sí es cierto es que a veces puede que quieras hacer un martillo en especial y la verdad existen muchos tipos de martillos, para escoger, que van desde el martillo hecho de roca, pasando por el de metal, hasta llegar al martillo de inercia. Pero sea cual sea el martillo que quieras hacer. La verdad resulta lo bastante fácil hacer un martillo y en este artículo vamos a aprender cómo hacer uno en 10 simples pasos. 

martillo

Paso 1: Vamos a necesitar un material lo suficientemente fuerte para ajustar todas las partes de nuestro martillo, para esto recomiendo mucho cinta adhesiva industrial aunque también puedes usar alguna correa de cuero. La función de este material será ajustar el mango y maso.

Paso 2: Ahora debemos conseguir el mango, para esto nos basta con un pedazo de madera maciza los suficientemente fuerte, por contra también puede usar alguna varilla de metal que sea cómoda al agarre. Te en cuenta que este (el mango) no debe ser demasiado largo con que tenga entre uno 15 a 20 centímetros de largo está bien.

Paso 3: Ahora vamos a necesitar nuestro mazo, este puede ser de roca pero debe ser una roca fuerte que no se rompa con facilidad al momento de golpear un clavo por ejemplo. Para esto recomiendo mucho la piedra china usada para revestimiento en construcción, esta roca es muy fuerte y muy difícil de romper.

Paso 4: Una vez tienes la piedra de tu elección, debemos hacer una cavidad que nos permita introducir cerca de 1,3 centímetros del mango en el mazo (en este caso la piedra). Incluso puedes atravesar totalmente toda la piedra con el mango, para tener un mejor agarre.

Paso 5: debemos pulir nuestra piedra y darle un forma cuadrada, además, la superficie que vamos a usar para martillar debemos dejarla lo más lisa posible.

Paso 6: Debes introducir lentamente el mango del martillo en la cavidad que realizamos en el mazo, procurando no hacer movimientos giratorios, que puedan abrir espacios entre estos dos dificultando el agarre. Se recomienda introducir el mango de un solo tirón y a fuerza.

Paso 7: Una vez pasamos el mango por dentro de la piedra, lo que debemos hacer es acuñar el mango, para esto podemos usar cartón, papel o incluso un trozo de madera, el cual debemos introducir en los pequeños espacios que quedan entre el mazo y el mango de nuestro martillo. Esto mejorará en gran medida el agarre.

Paso 8: Una vez tenemos nuestro martillo acuñado debemos darle un ajuste extra, para esto lo que debemos hacer es ayudarnos con la cinta industrial o correa de cuero, y ajustar lo máximo posible el mango y el mazo, haciendo un movimiento en “X”. Procurando que quede lo mejor ajustado posible.

Paso 9: Antes de terminar debemos y probando nuestro martillo, haciendo golpes e ir viendo qué tan ajustado está. Si notas que está algo flojo, debes agregar más cuñas o cinta.

Paso 10: para finalizar, te recomiendo mucho darle un toque personal, el mango puedes pintarlo y hasta barnizarlo (en caso sea de madera).


Categorised in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *