Cómo preparar cenas saludables y ligeras en 10 pasos

La cena es la comida clave del día. De una parte el gasto calórico del organismo disminuye y de otra parte nos enfrentamos a un largo período de ayuno hasta la mañana siguiente. Al preparar una cena se deben tener en cuenta ambas situaciones y esto será clave para mantener nuestro peso. En este artículo te mostramos cómo preparar cenas saludables y ligeras en 10 pasos.

Mujer mirando el interior de la nevera


1. La cena, mejor temprana

Para controlar el peso y poder descansar adecuadamente lo más recomendado es que la cena se realice temprana, aproximadamente 2 horas antes de ir a dormir.


2. La merienda es imprescindible

Para poder realizar una cena adecuada y moderada es necesario realizar una buena merienda durante la tarde. Vale más comer en más cantidad durante la merienda pero ser capaz de moderar esta cantidad en la cena. Pero si no se realiza una comida a media tarde, siempre se llega con un hambre excesiva a la cena.

Merienda de muesli y frutas


3. Una opción muy recomendada en invierno

Realizar una cena reconfortante a la vez que ligera en invierno es muy sencillo. Una opción muy recomendada en invierno es una sopa juliana de verduras, mejor utilizando verduras frescas.  Se le puede añadir si se desea una cucharada sopera de pasta o arroz, pero no exceder esta cantidad.


4. ¿Hambre de pan?

Los hidratos de carbono , no engordan, tampoco en la noche, pero sí es cierto que si queremos introducir pan en nuestra cena lo tenemos que hacer de manera moderada. Dos rebanadas de pan integral son una excelente opción y además nos ayudan a regular nuestro tránsito intestinal.

Pan integral para cenar


5. ¿Verdura?

Siempre que sea posible. En el caso de la sopa juliana no hay problema, pero si optamos por cenar un sándwich integral, lo ideal es que de alguna manera esté presente la verdura, por ejemplo, con alguna ensalada.


6. La verdura cruda en la cena

Si la cena se realiza de manera temprana y la persona tiene un buen sistema digestivo, no hay problema. Pero si cenamos más tarde de lo recomendado debemos evitar la verdura cruda así como los frutos secos pues son de difícil digestión.

Ensalada con tomates, queso y rucula


7. Cena proteica

Una cena basada en proteínas es una excelente opción, ya que nos aporta saciedad y nos ayuda a mantener la línea. No obstante, la proteína no es suficiente y como mínimo debemos añadir verdura. Una buena idea es una tortilla francesa con espinacas o champiñones.


8. Cena cruda

Preparar una cena basada en alimentos crudos es una excelente opción para depurarnos. Siempre se debe realizar de manera temprana y una buena opción es hacerlo mediante  una macedonia de frutas con yogur. Este tipo de cenas se deben realizar una o dos veces a la semana, pero no más.


9. Toma siempre postre

La cena si bien debe ser moderada también debe ser completa. Es necesario que tomes postre, puedes optar por un lácteo (mejor desnatado) una pieza de fruta o una taza de puré de frutas.


10. Si antes de dormir tienes hambre…

Dos yogures en frasco de cristal

Si antes de dormir tienes hambre no te vayas a la cama con el estómago vacío, es mejor que tomes un yogur desnatado o bien una infusión con un poco de miel.


Categorised in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *