Cómo mejorar la circulación de las piernas en 10 pasos

Tener mala circulación en las extremidades inferiores, acompañada o no de arañas vasculares o varices, es un problema común ya que en parte se debe a los malos hábitos de vida, aunque hay otros factores que no podemos controlar como el sexo o la genética. Partiendo de la base de que las varices no se pueden eliminar si no es mediante una intervención quirúrgica sí que existen ciertos hábitos que permiten aliviar este problema de forma eficaz. Hoy te enseñamos cómo mejorar la circulación de las piernas en 10 pasos.

Piernas de mujer


1. Come de manera equilibrada

Sea cuál sea el problema de salud a tratar la alimentación siempre aparece como un factor clave. Es muy importante que tengas una alimentación equilibrada y moderada, ya que un exceso de peso o toxinas contribuye a que la circulación sea insuficiente.


2. Bebe como mínimo 2 litros de agua

Son varios los problemas cuando existe insuficiencia venosa y mala circulación. Las piernas pesadas pueden agravarse si además hay una retención de líquidos, por lo que es fundamental que bebas 2 litros de agua al día, para así ayudar a tu riñón a que drene la sangre de manera competente.


3. La piña como aliada

La piña es una fruta excepcional para aliviar la pesadez en las piernas, esto es debido a que contiene principios activos que son depurativos y diuréticos. Te será muy útil sobre todo si la mala circulación se exterioriza en forma de edema.

Piña natural troceada


4. Aléjate de las fuentes de calor

El calor excesivo dilata la vena y si la vena se dilata corre el riesgo de perder su elasticidad y de ahí que el retorno de la sangre no sea suficiente y se produzca la mala circulación. Evita el agua caliente en exceso así como la exposición solar no moderada y en general cualquier fuente de calor.


5. Acaba las duchas con agua fría

Acabar las duchas con agua fría aunque sea sólo durante unos segundos mejora la circulación de las extremidades inferiores. Otra opción que también mejora la elasticidad de las venas es alternar agua caliente y agua fría acabando siempre con agua fría.


6. Realiza masajes

El masaje es un buen método para ayudar al retorno venoso. Puedes realizarlos tú mismo y no requiere una técnica específica aunque siempre debes tener presente que la dirección del masaje es ascendente y en forma de círculos.

Piernas de mujer que son masajeadas


7. Utiliza los productos adecuados

En verano la mejor opción es realizar masajes con un gel frío pero en invierno esto resulta bastante incómodo. Para los meses más fríos una opción eficaz y natural es utilizar aceite esencial de ciprés mezclado con cualquier otro aceite base.


8. No utilices ropa muy ajustada

El uso de ropa que te quede muy ajustada, así como cinturones, medias no terapéuticas, mallas o corsés, disminuye el flujo de sangre que es retornado desde las venas hasta el corazón.

Vaqueros que quedan ajustados


9. Realiza ejercicio físico cada día

El simple hecho de caminar 30 minutos al día permite mejorar la elasticidad de las venas y la circulación de la sangre.

Hombre y mujer que están caminando en la playa


10. No permanezcas demasiado tiempo sentado o de pie

Es importante que te muevas con regularidad y que realices cambios posturales. Permanecer mucho tiempo sentado o de pie dificulta una buena circulación en las extremidades inferiores.


Categorised in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *