Cómo iniciarse en el ejercicio físico en 10 pasos

Todos conocemos que el ejercicio físico tiene múltiples beneficios para la salud: mejora la circulación, la ansiedad, el estrés, regula el estado de ánimo, es un factor clave para controlar otras enfermedades y también para prevenirlas. No obstante una parte importante de la población sigue teniendo un estilo de vida sedentario o poco activo, una parte de este problema reside en la falta de constancia y en no saber iniciarse adecuadamente en esta práctica de manera que pueda ser sostenida. Descubre aquí cómo iniciarse en el ejercicio físico en 10 pasos y empieza a tener una vida más sana.

Familia realizando footing en naturaleza

1. La constancia como primer objetivo

La constancia debe ser tu primer objetivo, no importa el ejercicio físico realizado ni la intensidad, lo más importante es hacerlo de manera regular. Ten en cuenta que si eliges un deporte muy intenso sin estar acostumbrado, no te va a ser posible mantener la práctica.

2. Llega de forma progresiva al tiempo recomendado

Una hora de ejercicio al día es una gran garantía para nuestra salud. Si no estás acostumbrado debes llegar a este periodo de tiempo de forma progresiva. Puedes empezar con 15 o 20 minutos diarios y a medida que te vayas acostumbrando ir aumentando el tiempo.

3. Reconoce tus propios límites

Reconocer los límites no es una manera de limitarse pero sí es una manera de prevenir lesiones físicas y síntomas mentales como la frustración. Reconocer tus límites te será útil para elegir el ejercicio físico que mejor se adapte a ti y a tu estilo de vida.

Pareja de deportistas estirando

4. Entra en calor

Por suave que sea el ejercicio físico que practiques es importante que entres en calor. Para ello no deberás realizar ninguna práctica difícil, basta con iniciar la actividad de forma suave e ir aumentando la intensidad progresivamente.

5. Hidrátate

Pareja de chico y chica bebiendo agua

Si anteriormente tenías un estilo de vida sedentario es importante que al iniciarte en el ejercicio físico te inicies también en los buenos hábitos. Hidratarse es muy importante antes, durante y después del ejercicio. Si la práctica deportiva ha sido intensa, la mejor opción para hidratarse después son las bebidas ricas en electrolitos.

6. Que no te detengan las agujetas

En una persona sedentaria es normal que aparezcan agujetas en las primeras sesiones de ejercicio. Se trata de un proceso de renovación de las células musculares, el único método efectivo para superarlas es continuar realizando ejercicio hasta tener un tejido muscular bastante fuerte. Disminuye la intensidad pero no dejes de hacerlo.

7. Diversidad de deportes

Lo ideal es que no te centres únicamente en un tipo de ejercicio físico, es positivo combinar al menos dos deportes distintos, esto te permitirá involucrar un número más amplio de músculos y te será más fácil seguir con la práctica deportiva al haber más diversidad.

Chicas realizando ejercicio físico en naturaleza

8. Si te sientes perdido…. camina

Entrar en el mundo de la vida activa y el ejercicio físico puede resultarle complicado a una persona que no ha estado antes. En estos casos debes saber que caminar es un deporte excelente que como cualquier otro conlleva muchos beneficios para la salud.

9. Busca compañía…. o no.

Debes conocerte a ti mismo y saber cómo te sientes al realizar deporte para ver si prefieres hacerlo en solitario o con compañía. Buscar un compañero de ejercicios es un buen recurso para mantener la constancia, pero quizás no lo prefieras así o quizás dependa del tipo de ejercicio. En todo caso, es una opción que debes contemplar.

Pareja saliendo a correr

10. Descansa lo suficiente

Un estilo de vida activo requiere un descanso suficiente, de lo contrario el organismo no se recupera adecuadamente y es habitual empezar a sentir fatiga y debilidad. Para una persona activa no bastan 6 horas, deben ser como mínimo 7.


Categorised in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *