Cómo hacer una tortilla francesa en 10 pasos

Pues aquí estamos de nuevo un día más para enseñaros básicos de la cocina, y hoy otro de los más básicos la tortilla a la francesa, es un plato que nos soluciona cualquier cena en un plis plas, necesitamos muy poquitos ingredientes y además está divina.

Como veréis al final de este artículo, admite además múltiples variaciones para que no se nos haga monótona, pero ojo, no abusemos de ellos. Se recomiendan un consumo de entre 6-7 huevos a la semana para un adulto y 3-4 huevos para los niños, es decir, como todo, es buena si no nos excedemos.

Venga, vamos a lanzarnos a por ella.

1. Ingredientes

2. Utensilios

3. Batir los huevos

Como ya os comenté en artículos anteriores, los huevos hay que cascarlos fuera del plato, para evitar el contagio por salmonella, ya que esta se encuentra con frecuencia en la cáscara, si los cascamos en el plato allí se quedarán, a pesar de que la tortilla en si misma no tendrá riesgo, pues las altas temperaturas la eliminan, nunca está de más extremar las precauciones.

No dudéis en batir los huevos un buen rato, cuanto más lo hagamos más espuma le daremos (son burbujas de aire) que harán que nuestra tortilla sea mucho más esponjosa.

El momento de añadir la sal es este, aunque no es obligatorio, si no os gusta podéis obviarlo.

4. Calentar sartén

Pondremos la sartén al fuego con muy poquito aceite, hay quien incluso lo pinta con un pincel.

Cuanto menos aceite pongamos menos crecerá nuestra tortilla. Si le ponéis exceso de aceite veréis que la tortilla se infla (mucho), y os quedará demasiado aceitosa.

El fuego lo tenéis que poner a medio-alto, en vitrocerámica o inyección sería un 7 aproximadamente. Lo importante es que la sartén esté bien caliente cuando pongamos el huevo batido.

5. Cuajar tortilla

Cuando ya tengamos la sartén caliente añadimos el huevo batido, y dejamos que se cuaje, lo veréis enseguida pues pasará del color naranja-amarillo del huevo batido, a un amarillo-blanco de la tortilla cuajada.

Podemos ver que está bien cuajado también si moviendo un poco la sartén hacia los lados se despega fácilmente.

6. Formar tortilla

Y llegamos al paso más conflictivo de esta difícil receta (jajaja, es broma como os podéis imaginar), vamos a darle forma.

Utilizamos para ello la espátula, o la pala, cogemos el lado derecho de la tortilla lo levantamos un poquito y lo ponemos sobre un poco más de la tortilla. Volvemos a poner la pala en la base de la tortilla y ahora lo giramos por completo, y le daremos la vuelta para que se nos cuaje por el otro lado, listos, ufff, que difícil es explicar este tipo de cosas con palabras.

Cuando ya tenemos la tortilla lista la sacamos y lista para comer, yo recomiendo tomarla recién hecha si no no vale nada.

7. Tortilla con chorizo

Es una variación muy muy rica, partimos el chorizo en trozos muy chiquititos. Cuando estemos cuajando la tortilla en el primer paso le ponemos el chorizo por encima, así nos quedará el chorizo en el centro, está deliciosa.

Podéis utilizar cualquier tipo de chorizo, pero que no sea crudo pues casi no se hará. Eso sí, cuanto mejor sea el chorizo mejor será el resultado final.

8. Tortilla con atún

Otra alternativa es añadirle atún, a mi me gusta ponerle el atún cuando estoy batiendo el huevo, así queda totalmente incorporado a la tortilla, es más, lo bato mucho más para que quede totalmente integrado como si fuese una masa.

El atún es de lata, pero es muy importante que lo escurráis muy muy bien del aceite que lleva, si no quedará en exceso aceitosa la tortilla.

9. Tortilla con queso

Aquí ya me explayo, me encantan las tortillas con queso. Yo el queso se lo pongo que sea fácil de fundir, y lo añado también cuando bato el huevo.

Cuando cuajéis la tortilla el queso se irá derritiendo y veréis que toma un tono más tostado que una tortilla normal (es el queso que se tuesta, delicioso), tiene una textura exquisita.

10. Otros formatos

Como podéis ver la tortilla francesa admite muchas variaciones, y aquí os traigo algunas variaciones en cuanto a su forma.

No es necesario girar la tortilla para darle su forma habitual, puede tener una forma completamente redonda, para ello podéis utilizar un plato para girarla (se pone el plato encima de la tortilla cuando está cuajada por un lado, se gira la sartén con el plato debajo, de otra forma la tortilla iría al suelo, y ponemos la parte no cuajada en la sartén de nuevo para que se haga del otro lado).

Pero no os preocupéis, si esta operación os parece digna de cualquier malabarista de circo, en el mercado encontraréis sartenes a las que sólo le tendréis que dar la vuelta, pues son dos sartenes unidas, resuelto el problema.

Y como la imaginación es libre, ya hay sartenes con diferentes formas (animalitos, árboles, etc), que os permitirán hacer tortillas con formas muy muy simpáticas.

Y esto es todo por hoy, vamos que os he hecho la biblia de las tortillas, espero que os sea muy útil.


Tags: , ,

Categorised in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *