Cómo hacer una antena wifi casera de largo alcance en 10 pasos

Admitámoslo, el wifi de la mayoría de routers de las compañías son bastante malos. La señal empieza a ir mal en cuanto salimos del cuarto y se va perdiendo a medida que nos alejamos un poco, siendo imposible conectarse con un mínimo de calidad si vivimos en una casa medianamente grande o simplemente que tenga dos pisos.

Hay varias soluciones para arreglarlo, como conectarte por un powerline a través de los enchufes, comprar un router bueno o crear puntos de wifi en tu casa. Todas estas cosas cuestan dinero, por lo que antes de hacerlo podéis probar con lo que os vamos a enseñar hoy, que es cómo crear una antena wifi casera de largo alcance.

Con ella podrás mejorar la señal de tu router gastándote prácticamente nada y de esta manera poder conectarte en condiciones de una vez por todas a tu wifi cuando estás en tu casa. Vamos a ello 🙂

antena wifi casera 2


1. Materiales necesarios

Necesitamos materiales tan “complicados” de encontrar como estos:

Lo más probable es que tengas cada una de estas cosas en tu casa. En caso contrario, tampoco es que necesites un presupuesto muy grande para comprarlas 😉


2. Beberte o vaciar la lata de cerveza o refresco

Necesitamos que la lata esté vacía, así que tienes que bebértela o tirarla en caso contrario. Aprovecha y compra una cerveza o refresco que te guste y así además de hacer la antena wifi disfrutamos bebiendo algo que nos gusta.


3. Limpiar la lata

Después de haberla vaciado tendremos que limpiarla bien. Para ello con que nos vayamos al grifo de agua y la llenemos y vaciemos unas cuantas veces valdrá, ya que tampoco necesitamos que esté enjabonada ni huela a rosas.


4. Quítale la anilla superior

Ahora habrá que quitarle la anilla superior o “chapita” como la llaman algunos, que tampoco nos sirve para nada. Muévela de un lado para otro antes de hacerlo para que al quitarla no nos carguemos la lata, que sino no nos va a servir y te vas a tener que beber otra.


5. Corta la parte inferior de la lata

Cogemos el cúter y quitamos toda la parte inferior de la lata, en la que se apoya cuando la dejamos sobre una mesa o cualquier superficie. Ten cuidado al hacerlo porque la lata corta bastante, así que no lo hagas rápido.


6. Corta la parte superior de la lata

A seguir recortando la lata. De nuevo coge el cúter y córtala, pero no lo hagas de manera completa. Déjala unida a la lata por un pequeño trozo, ya que nos hará falta posteriormente.


7. Corta la lata por la mitad con la tijera

Con la tijera corta la lata de manera horizontal, es decir, de manera que nos quede como una especie de cuadrado si la aplanamos completamente. Intenta hacerlo lo más recto posible para que luego no nos quede de forma muy extraña.

antena wifi casera 3


8. Dale forma a la lata

Hace falta que nos quede la lata de una forma más ancha, así que vamos a deformarla un poco. Le damos la vuelta de manera contraria a la que está y lo hacemos varias veces hasta que cada vez quede más abierta, ya que así conseguiremos ampliar más la señal del wifi.

antena wifi casera


9. Pon cita adhesiva en la parte baja

Le ponemos un trozo de cinta adhesiva en la parte baja (que en realidad es la parte superior de la lata) para que cuando lo pongamos en la antena del wifi quede bien sujeto. Con un poco vale, no hace falta que gastéis toda la cinta adhesiva.


10. Encaja la lata en tu antena wifi

Nos vamos a nuestro router wifi y colocamos la lata encima de la antena encajándola en la antena. Para ello, vamos metiendo la antena por el hueco de la lata por el que se suele beber, hasta que quede bien sujeta en el fondo.

Solo te quedará orientarla un poco, dependiendo hace donde quieras que aumente la señal wifi, y ya tendrás un alcance mayor. ¡Adios a los problemas con el wifi! 🙂


Categorised in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *