Cómo hacer un buen caldo para sopa en 10 pasos

Parece que ya llega el frío y con él las ganas de coger la cuchara y disfrutar de un buen plato caliente en la mesa. Sin lugar a dudas, el caldo o la sopa son las estrellas del invierno culinario. La razón es sencilla, su gran aporte nutritivo y su efecto saciante, sin dejar de lado su sabor y su gran variedad de estilos a la hora de prepararlo.

El caldo de hoy es un homenaje a todas esas madres y abuelas que se han pasado tantas horas en las cocinas para llevar a nuestras mesas tan apreciado y saboreado líquido.

caldo-al-chup-chup-de-dolita

1. Ingredientes


 2. Utensilios


 3. Pondremos el agua a hervir

En una olla grande la llenaremos de agua hasta la mitad y en frío iremos añadiendo el resto de ingredientes. El pollo cortado a cuartos, el muslo de pavo, los huesos y la costilla. Seguídamente echaremos las verduras lavadas y cortadas por la mitad, un puñadito de sal y al fuego.

 

pollo4. Utilizaremos el fuego lento para cocinar

Ahora os voy a explicar el porqué de saber usar bien el fuego a la hora de preparar un caldo jugoso y apetitoso. Cuando tengamos la olla con todos los ingredientes la taparemos y la pondremos a fuego lento durante unas 2 horas aproximandamente. Transcurrido ese tiempo probaremos su sabor y consistencia.


 5. Estaremos atentos al color del caldo

Al ir probando tendremos que fijarnos en el color del caldo. Si sale muy clarito es que todavía no está listo y habrá que dejalo hervir durante un tiempo más. Si lo sacamos antes que esté listo correremos el peligro que se nos quede aguado.


6. Hacemos una albóndiga

Cuando veamos que el caldo ya tiene la consistencia adecuada es cuando le podremos añadir un toque muy casero y de corte muy tradicional. La llamada “pelota” que consiste en una bola de carne picada de ternera, a modo de albóndiga, que está hecha a base de la carne picada, un ajo cortado a trozos pequeños, sal y perejil. Dejaremos esta pelota cocer dentro del caldo durante unos 20 minutos más.


7. Servimos el caldo

Ahora viene cuando tenemos que decidir cómo servir este caldo. Si nos apetece tomar en una taza a modo de bebida caliente tipo infusión o de la manera más usual, es decir, como una sopa.


8. Podemos convertir el caldo en sopa

Si la queremos consumir a modo de sopa hay infinidad de tipos de pasta que casan muy bien con el caldo. Fideos, estrellas, sémola, caracoles… etc. Aparte no nos olvidemos de la pelota, añadirle a la pasta de la sopa un trocito de esta carne, hace que este plato se convierta en una comida completa y nutritiva.

 

fotos-de-verduras-frescas


9. Cómo aprovechar los restos

Muchos os preguntareis qué se puede hacer para aprovechar el resto de los ingredientes utilizados para hacer este caldo. Pues desde unas ricas croquetas pasando por la típica ropa vieja o si me apurais, un estupendo relleno para unos canelones.


10. Añade unos picatostes a la sopa

Se me olvidaba, si a la sopa le quereis añadir unos picatostes de pan frito ya sería el remate para dejar un plato casi perfecto.


Categorised in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *