Cómo hacer spaghetti con tomate en 10 pasos

Hola a todos, aquí estamos de nuevo con una nueva receta de las básicas. Hoy os traigo unos ricos spaghetti con salsa de tomate, que aunque parece que es de lo más fácil, hay que tener en cuenta algunos detalles importantes que harán que os queden absolutamente perfectos, dignos de la mejores trattorias italianas.

Esta receta es ideal para cualquier día de la semana, se hace como mucho en 20 minutos, y es muy nutritiva. Una vez una dietista (de las tantas que he visitado, ainsss, es que los kilos de sobra siempre me acompañan) me dijo que la pasta en sí no engorda, lo que si engorda es la salsa con la que la acompañamos. La salsa de hoy no es precisamente ligera, pero si probáis la pasta con solo un poquito de aceite de oliva está riquísima también.

Venga vamos a por ella.

1- INGREDIENTES PARA 2 PERSONAS

2- UTENSILIOS NECESARIOS

3- PONER AGUA EN LA OLLA

En primer lugar pondremos abundante agua en una olla (que os queden unos 4 dedos sin llenar para que al poner la pasta no se os salga), el agua puede ser del grifo si no es muy mala, pues  la vamos a hervir. Pondremos en este momento la sal, aquí las cantidades son un problema, pues a cada uno le gusta con más o menos sal. Le ponemos un poquito de aceite (una cucharada sopera más o menos).

Pondremos la olla al fuego fuerte para que empiece a hervir, después lo bajaremos un poco.

4- ECHAR LAS PASTA

Cuando el agua la tenemos hirviendo, y como os he dicho anteriormente, bajamos un poco la potencia del fuego, que quede medio alto (si tenéis vitrocerámica o inducción la debéis bajar al número 7). Ponemos los spaghettis y los movemos con una cuchara de madera hasta que veáis que se han ablandado y ya están completamente dentro del agua.

5- EL TIEMPO LO MARCA EL FABRICANTE

Esto es una de las partes más importantes de la cocción de la pasta. Como veis en la imagen todos los fabricantes marcan el tiempo de cocción de la pasta para que quede “al dente”, que es el punto ideal. En algunos de ellos os podrán dos tiempos, el de punto al dente, y uno más largo para que la pasta quede un poco más hecha (en este caso es el punto que más les gusta a los niños, pues está un poquito más blandita).

Es muy importante controlar el tiempo, y no pasarse nada del que nos marca el fabricante, con ello tendremos éxito seguro.

6- COLAR LA PASTA

Inmediatamente, cuando se ha cumplido el tiempo de cocción, hay que sacar la pasta y colarla, si no se os pasará. Un truco que me recomendó un amigo italiano es reservar un poco del agua de cocción en un vasito, así cuando ya tenéis la pasta colada se la añadís y os quedará mucho más jugosa. Probadlo, ya veréis que cambio. La cantidad que hay que echarle va a gusto, pero empezad poniéndole poquita, que a tiempo de añadir más siempre estaréis, en cambio sacarlo es imposible.

7- ECHAR TOMATE

En este punto vamos a usar tomate frito ya hecho, si sabéis hacer una buena salsa casera mejor que mejor (en próximas entregas os enseñaré como hacerla), si no en el mercado existen muchas marcas que hacen salsas de tomate verdaderamente exquisitas, id probando hasta que encontréis la que más os gusta.

Pondremos la pasta en el plato que ya vayáis a usar para comer y encima le echáis la cantidad de salsa de tomate que os guste (yo es que soy muy tomatera y le pongo cantidades industriales).

Es recomendable calentar un poquito la salsa antes de ponerla, aunque también se puede poner a temperatura ambiente (nunca de la nevera).

8- AÑADIR QUESO RALLADO

Esto es totalmente optativo, muchos italianos (tengo el placer de conocer a unos cuantos), me han dicho que en Italia no le suelen echar queso rallado a la pasta, pues las salsas que hacen son suficientes para comer una pasta deliciosa. Yo particularmente si tomo la pasta con tomate le suelo poner queso rallado.

De queso rallado también encontraréis de muchos tipos, es cuestión de ir probando hasta encontrar el que más os guste.

9- COMER AL MOMENTO

Aunque os parezca una obviedad a veces no lo es tanto, la pasta, como el arroz, se han de hacer y comer, el reposo hace que se nos pase la pasta y no está tan buena. O sea que es un tipo de comida que no podemos hacer por adelantado, hay que hacerla y sentarse en la mesa a comérsela.

10- LO QUE NUNCA HAY QUE HACER

Hay una serie de cosas que nunca nunca hay que hacer:

Y ahora a disfrutar de esta comida, y hasta muy prontito.


Tags: , , , ,

Categorised in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *