Cómo decorar un espacio al estilo zen en 10 sencillos pasos

La decoración zen atrae numerosos seguidores ya que destila paz y armonía y de esto se trata este tipo de decoración, ya que busca trasladar al hogar los valores que se derivan de la tradición budista. Conseguir una decoración zen no entraña gran dificultad pero sí es necesario tener algunas ideas básicas muy claras, por eso te mostramos cómo decorar un espacio al estilo zen en 10 sencillos pasos.

Espacio decorado al estilo zen


1. El exterior es un reflejo del interior

La decoración zen busca reflejar exteriormente un determinado estado interior: un estado de paz y de armonía. Por este motivo para lograr una fiel decoración zen es necesario tener claro que el espacio debe transmitir estos mismos valores.


2. El orden por encima de todo

La primera regla básica de la decoración zen es el orden. El espacio debe estar ordenado y debe contar con estructuras que faciliten este aspecto. Opta siempre que sea posible por muebles que no revelen su contenido y que sean prácticos para mantener el espacio y  la decoración en en ese estado ordenado.


3. Materiales naturales

Los materiales naturales juegan un papel fundamental en la decoración zen, procura tener estructuras en madera natural o en piedra tallada.

Baño con decoración zen y piedra


4. Pocos objetos

Si bien debes dejar algún objeto a la vista para darle calidez al espacio es de gran importancia que la ornamentación así como los objetos sean pocos y mejor de carácter minimalista.


5. Uso de aromas

Incienso en barra o en cono, quemador de esencias o velas aromáticas. Un aroma suave y agradable debe formar siempre parte de la decoración zen, llenando el espacio de significado y tradición.

Incienso y vela encendida


6. El color del zen

Opta por tonos luminosos que den un aspecto de amplitud al espacio. Estos tonos son los blancos, los grises pastel, el ocre y una extensa gama de beige.


7. Mobiliario armónico

Para lograr una decoración zen es necesario que los muebles y los elementos sean de baja altura y de líneas rectas. La apariencia debe ser un espacio donde uno pueda moverse con libertad y armonía, es decir, sin objetos ni otras estructuras que obstaculicen el paso.


8. Iluminación indirecta

La iluminación es muy importante y debe ser indirecta, utilizando por ejemplo lámparas con pantalla, al estilo japonés, o bien colocando los focos de luz de manera semi escondida, para que la iluminación sea la adecuada pero no excesiva.

Lámpara al estilo japonés


9. ¿Cuadros?

Lo ideal sería aprovechar algunas paredes para mostrar elementos naturales como la piedra sin tallar, pero cuando ésto no sea posible también se puede optar por poner algún cuadro, de manera mínima. Optaremos entonces por marcos finos y negros y por dibujos de formas geométricas o sencillas. Un buda plateado o color ocre también es una buena idea para un cuadro.


10. Jardín zen

Jardín zen en miniatura

Si tienes una casa grande no dudes en incorporar un jardín zen de tamaño real, no obstante, si cuentas con un espacio más reducido, puedes incorporar un jardín zen en miniatura, muestra de la tradición budista y un pequeño espacio de calma que te ayudará a relajarte cuando llegues a casa.


Categorised in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *