Cómo aliviar la ansiedad en 10 pasos

La ansiedad lamentablemente es una enfermedad muy extendida y cuyo tratamiento normalmente sólo es sintomático, de hecho, España es el segundo país de la Unión Europea en consumo de fármacos ansiolíticos. En este artículo te vamos a hablar acerca de la naturaleza de la ansiedad y cuál es la mejor y más natural manera de tratarla. Aprende cómo aliviar la ansiedad en 10 pasos.

Hombre con ansiedad que se tapa la cara

1. Entender la ansiedad

Para tratar la ansiedad es fundamental entender qué sucede en nosotros. La ansiedad no es nada más que una respuesta de estrés, que es fisiológica y normal, pero alterada y que se presenta ante situaciones que no requieren de ningún estado de alerta, lo que convierte al estrés en ansiedad y por lo tanto en una patología. Tu cerebro reacciona como si estuvieras en una situación de peligro, a pesar de que el peligro no existe.

2. La ansiedad no compromete tu salud física

Durante una crisis de ansiedad podemos sentir que el corazón palpita como si fuera a pararse o bien que el aire no entra en nuestros pulmones… Esto son únicamente sensaciones, la ansiedad no puede asfixiarte. Es muy importante que entiendas que los síntomas que puedes experimentar durante una crisis NO pueden hacer peligrar tu vida.

Hombre con la mano en el pecho, por opresión

3. Aliviar la ansiedad pasa por buscar la causa

Tras un estado de ansiedad hay una causa. Puede ser reciente pero también puede ser antigua. Si en la antigüedad pasaste por alguna circunstancia difícil y no la exteriorizaste de la manera adecuada, esa situación te está pasando factura en forma de ansiedad. Encontrar la causa nos ayudará a entender nuestra ansiedad y a tratarla de manera progresiva.

4. Respira lentamente

Un síntoma común de una crisis de ansiedad es la sensación de asfixia y mareo. Esto se produce no por falta de aire, sino por exceso de oxígeno. Este exceso se debe a que respiramos demasiado deprisa, hiperventilamos. Para solventar esta situación lo único que debes hacer es respirar despacio, ayudándote de una bolsa de plástico si fuera necesario. Colocando este bolsa alrededor de tu boca y nariz y respirando lograrás disminuir la frecuencia respiratoria y el aporte de oxígeno.

5. Comparte tu situación

Es importante que tu círculo de confianza entienda en qué momento te encuentras. Comunica a aquellas personas que quieres cómo te sientes y cómo experimentas la ansiedad. Esto por sí solo constituye una terapia y puede ayudarte a disminuir la tensión que soportas.

6. El ejercicio físico como prevención

Realizar ejercicio físico muchas veces es garantía de salud y felicidad. El deporte nos ayuda a liberar estrés además de elevar nuestro estado de ánimo. No necesitas hacer grandes prácticas, si sales a caminar cada día, tu organismo y tu mente lo agradecerán.

Piernas de persona que está corriendo

7.  La lavando como tratamiento sintomático y natural

El aceite esencial de lavanda permite controlar los síntomas de la ansiedad de una manera efectiva y natural. Basta con inhalar algunas gotas de este aceite, que puedes aplicar en tu mano o bien bajo tus fosas nasales. Si tienes la piel sensible, recuerda mezclar el aceite de lavanda con otro aceite base. Si estás embarazada, no debes utilizarlo.

8. El yoga como tratamiento

El yoga es una joya para nuestra salud pero especialmente para aquellas personas que sufren ansiedad. Esta práctica te va a ayudar a entrar en contacto contigo mismo y a ver qué sucede y por qué estás así, pero además, va a serte muy útil para poder controlar tu respiración y gestionar adecuadamente tus emociones.

Mujer de espaldas en postura de yoga

9. Perder el miedo a la ansiedad

En muchas personas que sufren ansiedad el temor de tener una nueva crisis es el desencadenante necesario para que esto suceda. NO pienses en tu ansiedad más de la cuenta porque si lo haces puedes provocar un nuevo ataque. Y recuerda, la ansiedad no entraña riesgos para tu salud física.

10. Busca ayuda profesional

Si tu ansiedad se alarga en el tiempo y sientes que no la puedes controlar es el momento de dejarte ayudar por un profesional. Huye de la medicación y acude a un psicólogo, a un terapeuta, a un homeópata o naturista… Acude a un profesional de confianza. Buscar ayuda psiquiátrica no es recomendado porque siempre supone el uso de fármacos ansiolíticos.


Categorised in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *